Tras 7878 kilómetros desde el sur de España, pasando por 6 países distintos y 3 monedas diferentes, ya estamos de regreso. Aquí te contamos todo de como de como organizamos nuestro viaje a Croacia en furgoneta ….Pero comencemos desde el principio.

La idea original

Llevábamos pensando en este viaje, desde hacía bastante tiempo, pero nunca encontrábamos el momento exacto de realizarlo. Pensamos en un principio ir en avión y una vez allí, alquilar una furgoneta camper para realizar la ruta, pero nos hacía ilusión ir con nuestra “Corleone”, nuestra querida Mercedes Vito camperizada. Solo había un pequeño problema, faltaba homologarla.Tras liarlos con la homologación, y una vez conseguida, ya no teníamos dudas:

 

¡Nos vamos a Croacia en furgoneta!

Lo primero de todo, como cuando planificamos cualquier viaje, ver los lugares imprescindibles que queríamos visitar. Para ello y tras hablar con amigos que ya habían estado en Croacia y leer y releer muchos foros y opiniones, decidimos que el destino final sería llegar al sur de Croacia, Dubrovnik, y visitar la vecina Bosnia i Herzegovina, para sentir de cerca la reciente “Guerras Yugoslavas“, aunque en España fueron conocidas como “Guerra de los Balcanes”.

Primeras elecciones. A Croacia en furgoneta!!

El mes elegido fue la primera quincena de Septiembre, y creo que fue un acierto. Sigues estando en muy buena temporada, y las temperaturas aún siguen siendo buenísimas, mucho mejores que en el tórrido Agosto. Nosotros tuvimos de media durante el día unos 28 grados, que aunque eran cálidos, eran muy soportables. Por la noche la temperatura bajaba hasta unos 21 grados, perfecta para dormir.

También se nota una pequeña bajada de turistas, aunque hoy por hoy, Croacia está de moda y te encontrarás muchísimo turismo por todos lados. Aunque siempre, encontrarás el precioso pueblo medieval, en la que el turismo no es masivo y podrás estar a tus anchas. La temperatura del agua es muy agradable, de unos 23-24 grados, perfecta para darte un bañito sin pensártelo mucho.

El 1 de Septiembre, en muchos monumentos y parques naturales, cambia la temporada, y podrás encontrar bajada de precios de hasta un 50% comparándolo con Agosto.

Planificación

Teníamos 18 días para poder realizar el viaje y había que planificarlo bien, dado que queríamos visitar muchos sitios y la ruta era larga. Queríamos llegar al inicio de la ruta lo antes posible, para poder disfrutar del mayor tiempo posible en el destino final. Así que España, Francia e Italia tenían que ser con las mínimas paradas, puesto que ya hemos visitado esas zonas en viajes anteriores. Eso suponía hacer los primeros días con “tiradas largas” de conducción, pero no importaba, Croacia merecía la pena.

Ten en cuenta que Croacia es un país donde dormir en la furgoneta no está permitido fuera de las zonas habilitadas, y eso no nos gustaba demasiado, pues somos más de mentalidad libre y aparcar y pernoctar un poco donde donde mejor convenga según la ruta, eso sí, siempre respetando el entorno y dejándolo más limpio de lo que lo hemos encontrado si cabe.

Sabiendo que íbamos a estar mucho de Camper-park o de camping, llevamos cosas que, al final del viaje, fueron innecesarias porque una vez que nos encontramos allí, no tuvimos la necesidad de entrar en ninguno de ellos, siempre bajo la premisa de ser los más discretos del mundo.

Moneda

En cuanto a cambio moneda teníamos claro por experiencia, que eso lo haríamos en el destino, pues siempre es mucho más barato. Para el resto de pagos y siempre que se pueda, pagarlo con tarjeta de crédito. Esa es la forma más barata de manejarte en cualquier país que no sea Euro, y hemos estado en bastantes.

 

Recordar que Croacia pertenece a Europa desde el 1 de julio de 2013, vamos no hace mucho, y por esa razón aún no tiene la moneda comunitaria. La moneda oficial es la Kuna croata, que equivale a unos 7,40 euros en los mejores cambios.

Fronteras

Croacia tampoco pertenece al acuerdo del espacio Schengen, y eso significa que aún mantiene aduanas en las fronteras entre sus países vecinos, Eslovenia y Bosnia.

Para entrar al país desde Eslovenia, no tuvimos ningún tipo de problema, incluso presentando el DNI español, no nos pusieron ninguna pega. Pero pasar de Bosnia a Croacia, ya es algo diferente, y al menos a nosotros, nos pararon todas las veces que las cruzamos para revisar la furgoneta.

 

Para entrar en Bosnia es necesario llevar el pasaporte español, obligatorio, y si vas a Croacia en furgoneta, también necesario la documentación del vehículo y la carta verde internacional. Nosotros se la pedimos al seguro de la furgo, te la mandan gratis y en poco tiempo. Si fuera vehículo de alquiler, hay que prestar atención a ese dato y pedir que tengan esa documentación.

Entrar a Bosnia nos pareció sencillo, con presentar la documentación ya vale. Como he comentado, salir de Bosnia y entrar en Croacia, nos llevo algo más de tiempo por los “cacheos”, aunque tampoco hubo mayores problemas.

A pesar de lo que digan de los Croatas, a nosotros nos parecieron bastante amables. Eso sí, nos esperes simpatía y sonrisas por todos lados. No las encontrarás. Son gente bastante seria y muy formales, pero si necesitas algo de ellos, te prestarán ayuda sin pensárselo.

 

Dicho todo esto, era el momento de arrancar y comenzar el viaje. Cargamos la furgo con todo lo que pudimos de comida, y comenzamos el viaje rumbo hacia el norte de España, que sería nuestra primera parada del viaje

Nos vamos a Croacia en furgoneta……