Esta vez nos trasladamos a la región de Dalmacia, más concretamente a Split, el centro neurálgico de la costa dálmata, una ciudad con unos 200,000 habitantes, y sin duda otro lugar clave en nuestro itinerario.

Pero antes pararemos a conocer Trogir, patrimonio de la Unesco. Su casco historico está situado en una isla unida al continente por dos puentes, uno en su cara norte y otro en su cara sur.

Castillo de Trogir

Castillo de Trogir

Es un pueblo estilo medieval con muchos restos romanos por todo su centro historico. Merece una visita antes de llegar a Split.

Split y el emperador Diocleciano

Continuamos hasta Split, ciudad patrimonio de la UNESCO (y ya vamos unas cuantas en Croacia), que impresiona más que Trogir.

Murallas de Split

Murallas de Split

En el centro de la ciudad, el Palacio de Diocleciano, del año 305 d.C., de donde salen una maraña de calles estrechas con el suelo de un mármol blanco pulido y rodeada por mar.

Aunque se llama “palacio” debido a que se pretendió usar como residencia de Diocleciano durante su retiro, realmente se parece más a una gran fortaleza, puesto que alrededor de la mitad era para el uso personal de Diocleciano, y el resto albergaba una guarnición militar.

Catacumbas del Palacio de Diocleciano

Catacumbas del Palacio de Diocleciano

Justo debajo del palacio, se encuentran las Catacumbas del Palacio de Diocleciano, que son especialmente interesantes ya que no cambiaron desde la creación del palacio: su disposición permite imaginar la configuración interior de los apartamentos imperiales que se encontraban exactamente encima, ya que los dos planos  eran similares.

Lo mejor es dejarse envolver por la ciudad, recorriendola tranquilamente, fijandose en los detalles, los continuos arcos que atraviesas, el perfecto pulido del suelo…

La ciudad no es demasiado grande y no tiene pérdida , así que podrás recorrerla en unas pocas horas, o al menos, lo más importante de esta bella ciudad.

Restos romanos del palacio

Restos romanos del palacio

Ahora si que estamos metidos de lleno en los escenarios de Juego de Tronos 😊😊😊.

Para dormir nos acercamos a un pueblito, Ploče, donde nos quedamos a hacer noche en un antiguo muelle militar en deshuso. Súper tranquilos.