En la península de Peljesac, a 60 kilómetros de Dubrovnik, se encuentra las ciudades de Ston y de Mali Ston.

La Gran Muralla

La “gran muralla” une ambas ciudades por una impresionante fortificación de más de 7 kilómetros, aunque sólo unos 5 kilómetros son transitables.

Esta muralla, servía de una efectiva fortaleza principalmente para la protección de los comerciantes de sal, principal economía de la zona. La muralla estaba asegurada por 30 torres rectangulares en la que se hacían guardias de forma constante.

Economía de Ston

La economía de la zona estaba basada en la producción de sal, además del cultivo de ostras y mejillones.

Las salinas de Ston, son las más antiguas de Europa, datan del siglo XIV y que  aún hoy en día siguen manteniendo su función original.

Vistas a Mali Ston

Vistas a Mali Ston

salinas

Salinas

Hoy por hoy, las salinas son visitables y bien merecen conocerlas.

El Castillo de Ston, muy bien conservado y mantenido, es una visita obligada si te encuentras en esta zona. Desde su parte alta, tienes unas vista impresionantes de toda la muralla y de las salinas. Además la visita está incluida con la entrada de las murallas.

Parte de la muralla

Parte de la muralla

Para visitar las murallas, que su precio son 70 kunas(unos 9 euros al cambio), puedes comenzar tanto desde Ston o de Mali Ston. En cualquiera de los dos lugares puedes encontrar aparcamiento sin problemas, dado que estos dos lugares no tienen un turismo “de masas” y no te encontrarás las aglomeraciones típicas de las ciudades más famosas de Croacia

Como recorrer la muralla

Sus murallas son el segundo sistema defensivo más largo del mundo, después de la muralla China. Recorrer sus 5 kilómetros, no te llevará más de 1 hora, pues aunque la parte inicial es todo subida y cuesta un poco, la segunda parte es todo bajada.

Muralla

Muralla

Como llegarás a una de las dos ciudades y al recorrer la muralla acabarás en la otra, la vuelta puedes realizarla por el mismo camino subiendo de nuevo la muralla. Pero no te preocupes si no quieres de nuevo volver a realizar todo el mismo camino, las dos ciudades están unidas por una camino paralelo a la carretera, que no te llevará más de 15 minutos.

Como sugerencia y si te quieres pegar un homenaje, puedes degustar las ostras o los mejillones al vapor, especialidad de esta península. No es barato, pero la calidad es suprema.

Ston y las Salinas

Ston y las Salinas